Ciencias Naturales

ciencias

Las dinámicas del mundo en continua transformación indican y requieren de la educación serias reflexiones sobre todos los aspectos, retos y oportunidades que den mayor significado al desarrollo de los distintos procesos formativos y a la generación de un conocimiento racional y adecuado de la realidad circundante llámese regional, departamental, nacional o universal.

boton

 

 

 

Al respecto, la educación es uno de los elementos más importantes para lograr el desarrollo económico, político, científico y social de una región, es a través de ésta que hay un mejoramiento en la calidad de vida de los seres humanos. La educación produce conocimientos, capacidades, valores y actitudes. Es esencial para el orden cívico y la ciudadanía y para el crecimiento económico sostenido y la reducción de la pobreza, es también esencial para la cultura; es el instrumento de divulgación de los logros de la civilización humana (Banco Mundial, 1996). Por lo mencionado anteriormente, “la educación es concebida como un proceso integral y permanente que hace posible la formación de personas críticas, activas innovadoras, productivas y responsables, capaces de contribuir a la construcción del país y de la sociedad que se requiere y desea. Esto implica sustituir el paradigma tradicional que ha movido una educación centrada en la transmisión mecánica de información con olvido de las personas y de sus potencialidades, por un nuevo paradigma que contribuya a la formación integral de la misma y que promueva un aprendizaje significativo, que permita igualmente adquirir herramientas teóricas y prácticas para comprender y transformar tanto a la persona como al medio.”(Educación y Cultura. FECODE. Pág. 13. 1994). Sin embargo, debemos tener en cuenta que hoy en día nuestro mundo ha evolucionado enormemente, a través de las tecnologías de la información y comunicación, sobre todo por el proceso de la globalización del cual participamos o somos excluidos.

Por otra parte, el conocimiento que le pertenece a los seres humanos es clave para la comprensión de mundo que lo rodea, por aleatorio y difícil que este sea, debe ser tratado so pesando su imperfección, sabiendo el dinamismo que este tiene, más aun en los cambios y transformaciones sociales que se están presentando hoy en día y en épocas anteriores. Este conocimiento se convierte en una necesidad de nosotros como sujetos que interactuamos a diario con nuestros semejantes y con la naturaleza. Es así como para conocer, apropiar y articular los conocimientos, es necesaria una reforma del pensamiento.

En este sentido, la escuela tiene frente así misma la responsabilidad de fortalecer el pensamiento científico, que no es solamente un componente cultural, sino un factor estratégico del desarrollo. No solo para asumir la naturaleza del pensamiento y su mecanismo, asumiendo que la educación es una práctica social para desarrollar el intelecto en su lógica expresión empírica, moral y ética. Siendo que aprender aun disciplina es como aprender a hablar una lengua y más que aprender a utilizar un conjunto de signos, existe, sobre el empleo del conocimiento; es aprender a mirar desde una ventana o descifrar el mundo a partir de la respectiva disciplina. Lo cual exige que la escuela abandone sus pretensiones de seguir adiestrando sujetos y tome la responsabilidad de ser formadora.

Sabiendo que solo hay pensamientos en el sujeto cuando se da: reflexión y el estudiante le tome sentido a las cosas, por tanto la mente humana es integración y solicitud, es también el cuidado por lo que pensamos, por lo que construimos y por lo que proyectamos. Es necesario ir más allá, siendo preciso formar la capacidad de pensar, proyectar, descubrir el acto creador, la ocurrencia del actor, en inventor, siendo estructura que la escuela debe potenciar de manera permanente y libre. La formación en el pensamiento crítico permite el crecimiento de la inteligencia social, con lo cual podrá los alumnos y educadores ir más allá del dominio de temas o áreas específicas de las ciencias, tecnología y el desarrollo del nivel cognitivo del hombre.

VISION

El Área de Ciencia Naturales y Educación Ambiental acorde con el Proyecto Educativo Institucional (forma personas integrales a partir del desarrollo comunicativo y la convivencia ciudadana) desarrollará un proyecto en un tiempo prudencial, en Educación Ambiental, estimulando el desarrollo de competencias básicas para pensar científicamente, mediante el aprovechamiento del conocimiento común, de los deberes y experiencias previas de los estudiantes, del trabajo en equipo, para formar de esta manera personas: autónomas, responsables, críticas, creativas, capaces de establecer la relación entre ciencia, tecnología, sociedad, cultura y medio ambiente; generando una incidencia de carácter positivo en el mejoramiento de la calidad de vida y de la conservación del equilibrio natural a nivel personal, institucional y comunitario, constituyéndose así en “Ciudadanos capaces de ser, hacer y saber”.

MISION

El Área de Ciencias Naturales y Educación Ambiental en consonancia con la visión, los objetivos, el enfoque pedagógico, los fundamentos institucionales, los fundamentos teóricos y objetivos propios del Area, centrará el proceso educativo en el estudiante y desarrollará en él la capacidad para pensar científicamente, llegar a comprende la naturaleza del medio ambiente natural y el creado por el hombre, como el resultado de la integración de los aspectos biológicos, físicos, culturales sociales y económicos; para construir valores y asumir actitudes positivas hacia la conservación de los recursos naturales y para resolver problemas ambientales y de convivencia orientados a la formación y desarrollo integral humano , mediante estrategias metodológicas, didácticas y lúdicas de trabajo en equipo indicadas por la enseñanza de las Ciencias promoviendo la participación de la comunidad en el logro de sus propósitos educativos.