Reseña Histórica

CONTEXTO Y ANTECEDENTES: Es en la ciudad de San Juan de Pasto, fundada como villa de Pasto en 1537, actual capital del Departamento de Nariño desde 1904, donde la actividad educativa se ha desarrollado desde las Escuelas Doctrineras hasta las Escuelas de Primeras letras, en la sociedad colonial. 

En cuanto a los oficios en la colonia se dispone saber que tanto el trabajo manual del cerrajero, herrero, barbero o zapatero se equiparaba al trabajo intelectual del “maestro de niños”.  Además la instrucción en los oficios constituía una base en los talleres de índole doméstica o casual, que se otorgaba y heredaba a la vez de padre a hijos y en la enseñanza práctica de maestros a oficiales. 

Los artesanos en los distintos oficios y en el arte de pintores al óleo y de barniz, se organizan en gremios en Pasto, hacia 1796 y en 1887. El Padre José María Chicaíza funda la primera Escuela – Taller para “Obreros y Señoritas”, en el nivel de la orientación manual. 

La Ley 121 de 1887, dispone la creación en el país de las primeras Escuelas de Artes y Oficios, dando preferencia a Pasto, Panamá y Guano, desafortunadamente nunca se efectuó la fundación correspondiente.

La Ley 3ra. de 1903, en su artículo 4to., contempla la creación de ESCUELAS DE ARTES Y OFICIOS tanto en Pasto como en Panamá.  La inoperancia gubernativa para ejecutar la ley y la separación del Departamento de Panamá (1903), impiden de nuevo realizar la iniciativa.

Gracias a la segregación del Cauca y luego de presidir una campaña civilista desde 1860 y 1863, por la constitución del “Estado Soberano del Sur” o “Décimo Departamento”, finalmente es la Ley 1ra. del 6 de agosto de 1904, la que da vida al DEPARTAMENTO DE NARIÑO.

 

El Consejo Administrativo del Departamento según Acuerdo No. 16 de 1910, dispone la creación de la Escuela de Artes y Oficios en Pasto, bajo la premisa de considerarla “la primera de las necesidades del Departamento, en lo material.”[1]

Es hacia 1917, cuando Don Antonio José Uribe sostiene ante el Senado de la República la necesidad de impulsar la Institución Técnica en el país a partir de tener presente el espíritu de la Ley 39 de 1903, además promueve que este tipo de enseñanza se base en: “las necesidades y condiciones peculiares de las respectivas localidades…”[2]

Es la Ley 31 de 1917 la que anima la Enseñanza Técnica Industrial en el ámbito nacional y se disponen de becas en el área técnica que favorecen a 102 estudiantes, entre ellos a 7 de origen nariñense.  Se pretende favorecer así, a las “familias pobres e hijos de la clase obrera”[3]

Si bien desde 1910 se había conseguido lote localizado en el Barrio El Calvario, para destinarlo a la Escuela de Artes y Oficios, en 1926 se pretendía rematarlo y en 1930, según Ordenanza No. 12, se destina “la casa donde funcionaba el cuartel de “Regimiento Boyacá” de propiedad del Departamento para la Escuela de Artes y Oficios”[4]

En una época de recesión económica en Colombia y América Latina, durante el gobierno liberal de Enrique Olaya Herrera, gracias al impulso y devoción en el empeño de Don Jorge Buendía, quien estaba a cargo de la Dirección de Institución Pública, es como se logra que la Asamblea dicte la Ordenanza del 14 de noviembre de 1931, por medio de la cual se crea la ESCUELA DE ARTES Y OFICIOS en la Ciudad se San Juan de Pasto.  Solamente el día 27 de noviembre, se inaugura formalmente, con los talleres de Mecánica y Electricidad, siendo contratado el técnico italiano Emilio Perini.

La primera sede fue la antigua vivienda en el Barrio El Calvario, donde funcionaba el Cuartel del Regimiento Boyacá. A finales de ese año, se consiguen recursos de sostenimiento económico y con la voluntad de profesores, despega el proyecto de educación técnica en el sur, aunque ya funcionaban Escuelas en esa modalidad en Túquerres y Ancuya.

En 1933 se reglamenta la Escuela de Artes y Oficios en Pasto; cuenta con las secciones de: Mecánica, Electricidad, trabajos en Metales, Carpintería, Ebanistería, Tapicería, Topografía, Fotografía, Litografía, Talabartería, Zapatería, Tejidos y Sombrerera.[5]  Desde este tiempo la Universidad de Nariño se involucrará en la historia de la Escuela, a través de un delegado quién hará parte del Consejo Directivo.

En 1935, el Gobierno anexa la Escuela de Artes y Oficios a la Universidad de Nariño, en calidad de Sección de la misma. Los talleres con los que dispone son de: Mecánica, Ebanistería, Ornamentación, Electrotecnia y Construcción. Desde ese año hasta 1942,  atenderá la formación popular en las ramas del Arte y los oficios prácticos. Cuando se suscita la división en:  a) Escuela de Artes; b) Escuela de oficios, se propiciará la base de lo que más tarde será el Instituto de Artes (1936) y luego la Facultad de Artes (1978) y por el otro lado, la base de la futura Escuela Industrial.

En medio de tensiones sociopolíticas en la presidencia del doctor Eduardo Santos y cuando Jorge Eliécer Gaitán era Ministro de Educación, en el año de 1942, por disposición nacional se crea la ESCUELA INDUSTRIAL “FRANCISCO DE PAULA SANTANDER”.  La nueva sede se ubicará en  el sector de Mijitayo, al oeste de la ciudad de Pasto, en la carrera 27 No. 4-35, en este lugar permanece hasta la actualidad.

Bajo la premisa de: “Estudio, alegría, trabajo”, es el doctor Carlos César Puyana quien dirige la Escuela Industrial, en esta etapa, e introduce el sistema del “Internado” con el objeto de lograr que estudiantes de todo el departamento de Nariño cuenten con la oportunidad de educarse en el área técnica.

En 1943, se incorpora la especialidad de Electricidad y se fortalece la de Mecánica Industrial.  Se disponía en ese tiempo de cuatro cursos y las especializaciones de: mecánica, ajuste, forja y máquina.  En cuarto grado de bachillerato se obtenía el titulo de Perito, según la especialidad.  Los primeros peritos egresaron en 1945, en la dirección del doctor Jorge Moncayo Guerrero.

En 1947, llega a regentar el plantel don Jorge Buendía, quién fuera el principal propulsor y primer director de la Escuela de Artes y Oficios en 1931.

Desde 1948 hasta 1951, Don Efraín Córdoba Albán, profesor y cultor, será el director de la Escuela Industrial.

 

A MEDIADOS DEL SIGLO XX: NACE EL INSTITUTO TÉCNICO INDUSTRIAL

 

Las confrontaciones partidistas entre liberales y conservadores, se agudizan después del asesinato del líder popular Jorge Eliécer Gaitán (1948), la violencia política asolará los campos y las principales capitales de Colombia.

En la interesante historia del ITSIM, se encuentra que en 1950 vive un cambio significativo, la Escuela Industrial “Francisco de Paula Santander” se transforma en INSTITUTO TÉCNICO INDUSTRIAL. Proceso que suponía no sólo un ascenso de categoría, sino cambios en su currículo, diversificación y perfeccionamiento o incorporación de modalidades, a través de un paso histórico trascendental para mejorar la calidad educativa en el área técnica y la cobertura poblacional.  Quienes se promueven a partir de entonces, serán en calidad de EXPERTOS TÉCNICOS INDUSTRIALES, entre los primeros egresados en esa calidad se recuerdan a: Adriano Eraso, Carlos Julio Losada, Luís Jaramillo, José Eduardo Dulce y otros.

En aquel tiempo el Instituto realizaba conquistas pero también entraba en crisis y dificultades que lo tuvieron al borde del cierre. El Ministerio de Educación decide encargar su administración y enseñanza a una comunidad religiosa.

Por mandato estatal hacia 1952, el Instituto Técnico Industrial pasa a ser dirigido por la Comunidad Salesiana, que conlleva experiencia pedagógica en ese campo.  El primer rector fue el Hermano Alfonso Arboleda y los primeros egresados en Mecánica Industrial, fueron: Lucio Villota y Carlos Bolaños.

La enseñanza técnica amplia sus especializaciones y en 1957, incluía: Mecánica, ajuste, torno, forja, fresa; Electrotécnica, Ebanistería.  La población estudiantil sumaba 195 jóvenes.

Se sucedieron las rectorías de los hermanos: Ángel Maria Sepúlveda (1954-1960), Pedro Antonio Díaz (1960-1966), Justo Pastor Solarte (1967-1971), Jorge Nieto Tinjacá (1971-1972), Luís Alfonso Cortés (1972).  En esos años se impulsó la especialidad de DIBUJO TÉCNICO y se consigue, gracias a un préstamo del BID,  desarrollar importantes proyectos.

Según la versión testimonial de los egresados, el gran aporte de la Comunidad Salesiana fue la formación en valores religiosos y sociales, la disciplina y responsabilidad en toda actividad de índole académica o laboral.

El Instituto Salesiano como era conocido en ese tiempo, incluía siete años de estudio, en el 4to. año se otorgaba el titulo de “PRÁCTICO” y en el 7mo. de “TÉCNICO”.

Para 1972, se ofrecía formación integral en Industria de la Madera, Mecánica Industrial, Electricidad, Dibujo Técnico y la naciente Mecánica Automotriz, y comprendía hasta el sexto año de Bachillerato Técnico Superior Industrial.

Durante la dirección de la Comunidad Salesiana se consolida la Educación Técnica integrada a la formación académica, así como las bases del próximo paso cual fue la creación del Bachillerato Técnico Industrial, cuyo pénsum se aprueba por parte del Ministerio de Educación Nacional, en 1972 bajo la rectoría del Hermano Luís Alfonso Cortés.

Los Hermanos Salesianos dejan el Instituto en 1972, después de 20 años de fructífera labor en aras de la educación técnica.

 

LA ADMINISTRACIÓN SEGLAR DEL INSTITUTO: 1972 a 1999

En el marco nacional es el movimiento social de estudiantes universitarios y trabajadores, el que protagoniza el proceso y lucha por el reordenamiento estatal, la democracia y la justicia. En la región sur de la patria, Departamento de Nariño, se contará con un anhelo común, la construcción de la Refinería de Occidente en Tumaco, para lograr el desarrollo económico regional. Es la Universidad de Nariño y la sociedad civil quienes liderarían las campañas populares y cívicas de aquellos años, hasta que el sueño de la Refinería fuera negado por el gobierno de Misael Pastrana Borrero.

La educación no recibirá el tratamiento adecuado y los recortes presupuestales aplazaran los proyectos.

En la historia del Instituto Técnico hacia 1972 se vive un momento difícil con el retiro de los Salesianos.  De nuevo se cierne sobre él, la amenaza de cierre. En plena crisis, directivos y docentes líderes, asumen la causa de salvar al Instituto y en forma incondicional empiezan su lucha.  A la cabeza de la causa, se encontraron el señor rector Edmundo Melo Calderón y los docentes Hugo Cabrera, Manuel Cortés y Héctor Riascos.  Gracias al concurso de toda la comunidad educativa, se logró superar los impases y así se obtiene no sólo la continuidad en el funcionamiento escolar, sino la aprobación de: a) Séptimo año de Bachillerato, b) Bachillerato Técnico Industrial, c) la nueva categoría de INSTITUTO SUPERIOR INDUSTRIAL NACIONAL, hecho que se oficializa con la Resolución No. 5857 del 13 de Junio de 1973, emanada del Ministerio de Educación Nacional. Los primeros BACHILLERES TÉCNICOS INDUSTRIALES del Instituto Técnico Superior Industrial Nacional, se graduaron en la ciudad de Pasto en 1973.

La población estudiantil para la época sumaba 680 matriculados.  En 1975, asume la rectoría del plantel el Magíster Miguel Ángel Hormaza, en cuya administración se reconoce: a) El impulso a la educación técnica; b) La creación de la doble jornada; c) El incremento del número de cupos para 280 estudiantes; d) El aumento de  la nómina de docentes al número de 14; e) La partida económica del Ministerio de Hacienda por valor de 2 millones de pesos, para la adquisición de dos buses; f) La dotación de los fondos bibliográficos de la Biblioteca; h) La adquisición  de los laboratorios de física, química y biología; i) El cambio de mobiliario. Hacia 1976 egresan Bachilleres Técnicos en Electricidad, Mecánica y Dibujo.

En los años 80, en Colombia se produce la bonanza cafetera y se pasa por “una de las fases de mayor crecimiento de las exportaciones menores y mineras en la historia de Colombia”[6].

Con los altibajos propios de las economías periféricas y dependientes, el país entra en una nueva fase económica y política en los gobiernos de Virgilio Barco y de César Gaviria.  Este último se encargará de propiciar la llamada modernización del Estado, lo que significará una profunda reestructuración en su base, para dar pie a la adopción de “una liberación comercial radical e iniciar una reestructuración del aparato estatal”[7].  Esta visión, “más ortodoxa” como la califica Ocampo, en el despunte de los 90, recibirá el soporte necesario con la promulgación de la Nueva Constitución Política de Colombia en 1991.

Es en 1989, el año en el que llega a la rectoría del ITSIN el licenciado Diógenes Burgos, se produce  un viraje en la administración, con profundo criterio filosófico aplicado al quehacer pedagógico, centrado en la capacitación del personal docente y la organización de instancias democráticas como el Gobierno Escolar en el instituto.  Existían 80 educadores de tiempo completo y 15 por el sistema Hora Cátedra, además se contaba con 22 funcionarios de servicios generales.

El Instituto tenía 1.100 estudiantes matriculados y en esos años se hablaba del “HOGAR COMÚN ITSINITA”, con la filosofía del Lic. Burgos. Se dio una dirección  hacia: “la excelencia en todos sus aspectos, bueno, no sólo por lo académico, lo técnico o disciplinario, sino también por el ambiente alegre y fraterno…”[8]

Es la época cuando se registra en la historia del ITSIN, el ingreso por primera vez de niñas como estudiantes de áreas técnicas, permitiendo así la apertura técnica bajo la concepción de género y democracia. El proceso de descentralización e implementación del PEI, constituyó un debate y aporte compartido en pleno por toda la comunidad educativa. Se empezó a aplicar el Manual de Convivencia como fruto de la concertación.

Durante la administración del Lic. Burgos, se consolidó la recién creada Especialidad de Sistemas (1984) con dotación y equipamiento.

En la historia de la Institución se hace preciso resaltar el proceso social que inicia cuando en noviembre del año 2000, en el comienzo del nuevo siglo XXI, la rectoría del ITSIN queda en manos de la Magíster Aura Rosa Rosero de Cabrera, quién desarrolla una importante gestión con el concurso de directivos docentes y estudiantes, atiende los mayores problemas de la infraestructura física del plantel, se preocupa de la capacitación en Alemania y Estados Unidos del personal docente técnico y académico, hecho que redundará en la calidad educativa. Durante su rectoría que alcanzó el quinquenio (2000-2005), se organizó el Encuentro Internacional de Colegios Técnicos en 2004, el que contó con delegaciones de Alemania, Cuba y Francia. Con el apoyo de la señora rectora, profesores y estudiantes del ITSIN, preparan con entusiasmo dos carrozas y participan con sobrados méritos en el Carnaval Andino de Negros y Blancos de la ciudad de Pasto, en el año 2001.

En el año 2004, a raíz de la reforma administrativa del Municipio el Instituto Técnico Superior Industrial Nacional de Pasto pasa a denominarse: INSTITUCIÓN EDUCATIVA MUNICIPAL TÉCNICO INDUSTRIAL- ITSIM, integrada por la Sede Central y las Sedes de SAN VICENTE 1 y 2, e INSTITUTO POPULAR CATÓLICO.  En el 2005 se incorporan las Sedes MADRE CARIDAD y MARIDÍAZ y en el 2006 la Sede Rural MAPACHICO. La dependencia administrativa y económica pasa a ser del Municipio de Pasto.

En noviembre de 2005,  luego de haber participado con éxito en el concurso para cargos docentes y directivos, ingresa la Magíster María del Socorro Galvis Arboleda, en el cargo de Rectora.

Comenzando su administración se inicia la Cátedra Nariño, la que se inscribe como proyecto etnoeducativo piloto.

En el primer semestre de 2006 se amplía la cobertura para  la población ubicada en el campo laboral, ofreciéndole el servicio de la Educación básica primaria y bachillerato en horario nocturno.

Nace en febrero de 2006 el BACHILLERATO TÉCNICO NOCTURNO, dirigido a la población adulta trabajadora. Funciona bajo la modalidad Ciclos de escolaridad.

Las especialidades que ofrecía eran: Informática, Mecánica Automotriz, Mecánica Industrial, Electricidad y Dibujo Técnico. Este bachillerato llega hasta diciembre de 2010 cuando se gradúa su segunda y última promoción.

En octubre de 2009 y hasta la fecha, asume la rectoría de la Institución el Economista y Especialista en Administración Educativa Nelson Achicaíza Córdoba.

En la actualidad el ITSIM ofrece las siguientes modalidades: Informática, Mecánica Automotriz, Mecánica Industrial, Electricidad, Industria de la Madera, Dibujo Técnico. Se cuenta con profesores académicos escalafonados, profesionales de la educación y técnicos cualificados y artistas. (Ver anexo 1 Historia del ITSIM).

Autora: Lidya Inés Muñoz Cordero